Silver Chips Online

Ni en el fondo de la tierra se pierde la esperanza

Sanos y a salvo después de sesenta y nueve días en la oscuridad

By Kelly Ventura,
November 11, 2010
Después de haber estado 700 metros bajo tierra por 69 días, los 33 mineros de San José, Chile exitosamente emergieron a la superficie el 13 de octubre de este año. El 5 de agosto se derrumbó una la mina durante la hora de trabajo. Al inició se pensó que no había vida en la mina. No fue hasta el 22 de ese mismo mes que el ministro de minería encontró a los mineros.

Al saber que seguían vivos se inició un plan de rescate que tomó más de dos meses de planificación y ejecución. Primero se tuvo que perforar la tierra hasta donde estaban atrapados los mineros, una distancia mayor a la altura del CN Tower de Canadá que mide 553 metros. Al quedar perforado la conexión entre los mineros y la superficie se había planeado una cápsula para la transportación de los hombres desde una gran profundidad.

La cápsula fue nombrada Fénix, de unos 54 centímetros de diámetro, y laboriosamente realizó más de 50 viajes durante el rescate. Un trabajo difícil y temeroso. La meta de rescatar a los 33 mineros que se encontraban atrapados en la mina, fue lograda. Este logro fue muy bien elaborado gracias al gran equipo de especialistas envueltos en esta gran hazaña.Debido a los escasos recursos se pudieron unir fuerzas monetarias e intelectuales para poder planificar este magnífico rescate que quedará plasmado en la historia mundial.

Courtesy of Baltimore Sun
Rescatistas observan el funcionamiento de la cápsula Fénix #2.
Así mismo se reconoce también este día como el día en el cual millones de personas alrededor del mundo estaban a la expectativa de noticias de una historia muy real tan cotidiana la cual tienen que vivir muchos países mineros. El rescate fue seguido por muchas personas en todo el mundo, la información iba desde una imagen televisiva, una onda radial, un mensaje de texto o por el internet.

Debido a la magnitud del rescate hubieron muchas personas que lloraron y gritaron de alegría cuando se mostraba, a cada uno de los mineros ser recibido por un familiar cercano, que para algunos fueron sus madres, esposas, o hijos. Estos esperaban ansiosamente el regreso de su ser querido que no habían visto por más de dos meses.

Lo más interesante del rescate fue el de la hija del minero #31 que corrió hacia él con sus brazos abiertos y globos en mano tan pronto vio a su papá después de tanto tiempo. La niña se fundió en un abrazo sin palabras. De todos los mineros que salían este fue un momento que conmovió al mundo entero. Realmente esta fue una historia compartida en donde todos vivíamos algo en común,…la esperanza.

Ahora es el momento de libertad y dejarles saber a nuestros seres queridos lo mucho que los queremos. Como dice la canción de Mercedes Sosa, "Gracias a la vida que me ha dado tanto" y tomemos un momento para abrazar a nuestros seres queridos y dejarles saber cuánto los amamos.

http://silverchips.mbhs.edu/story/10464