Silver Chips Online

Negocios Latinos aumentan

Los Hispanos contribuyen a la cultura y a la comunidad

By Meaghan Mallari, Online Managing Editor and Natasha Prados, Online Managing Editor
May 25, 2006
Sombreros y mantas coloradas decoran los paredes de El Golfo, donde la música Latina suena calladita en el fondo. El dueño de El Golfo, José Villatoro, sonríe mientras que observa orgullosamente su restaurante. Aunque nunca creyó que podía hacer todo lo que ha hecho, el restaurante de Villatoro atrae gente diversa en busca de un ambiente familiar.

Villatoro es parte de un creciente grupo de Hispanos que están abriendo sus negocios propios. Según la Oficina del Censo, el número de negocios Hispanos creció un 31 por ciento entre los años 1997 al 2002. Esta tendencia refleja la población de Latinos en esta área: en Blair, 26,4 por ciento de los estudiantes son Hispanos, según información proporcionada por la Oficina de Consejería.

Ayudando la comunidad

Jorge Rivero, que tiene 23 años, es un ingeniero de programas y un supervisor de Advantage Industries Inc. Advantage es un negocio de asesoría que se especializa en el diseño, comercio y programas de la red. Él cree que el aumento de los negocios es una fuerza muy positiva en la comunidad.
Muchos negocios Latinos tratan de devolver algo a la gente que les apoyan. Por ejemplo, el restaurante El Golfo en Silver Spring dona parte de sus ganancias a Blair en eventos específicos.

En el área alrededor de la calle Piney Branch y Avenida Flower, donde está El Golfo, hay muchos otros restaurantes que contribuyen a la cultura Latina. Allí puedes oír el sonido de la música Latina y disfrutar el olor de comidas diferentes. "Estamos trayendo nuestra cultura y comida a los norteamericanos", dice Ramón Arbaiza, el gerente de El Gavilan. Es importante para Arbaiza atraer diversos clientes y por eso, él y muchos gerentes de restaurantes Latinos hablan inglés y tal vez otros lenguajes.

El Gavilan es propiedad de la familia de Aracely Blanco, del grado 12. Su familia es un ejemplo del gran volumen de negocios Hispanos en esta área. Además del El Gavilan, la familia de Blanco es propietaria del Ay Jalisco Restaurante, Ay Salon y Griselda y Rufina's Hair Salon.

Como la familia de Blanco, muchas familias poseen más de un negocio. Villatoro compró su restaurante de su hermano después de trabajar como mesero allí. Durante el fin de semana cuando su esposa maneja El Golfo, él también trabaja como mesero en El Mariachi, un restaurante de su cuñado. Los dos son muy dedicados a su negocio; saben que necesitan apoyar a su familia. "[Le] dije a mis hijos que estoy trabajando duro para ellos", Villatoro dice.

En la familia

Muchos restaurantes así son manejados por familias. Paola Encinas, quien está en el grado 12, trabaja en el restaurante de sus padres, El Pike #4, en Alexandria, Virginia. Ella trabaja largas horas durante el fin de semana para ayudar a su familia. Entre la escuela y su trabajo en el restaurante, ella tiene muchas responsabilidades, pero sabe que su contribución es muy importante para ayudar a su familia.

La madre de Blanco también corre su propio negocio. Ella recientemente abrió Griselda y Rufina's Hair Salon en Kensington. Blanco sabe que aunque su madre trabaja mucho, ese gran esfuerzo es necesario para empezar el negocio.

Blanco extraña el tiempo con su madre pero aprecia los sacrificios de ella y la participación que su madre mantiene en la vida de Blanco y en la de su hermana. "Lo que admiro más de mi mami es que [teniendo] tantas preocupaciones, ella siempre está encima de nuestras vidas", dice Blanco. Blanco sabe que es muy difícil para su madre equilibrar todo entre el trabajo y el cuidado de la familia, pero se mantiene optimista de que todo va a salir bien. "Mi hermana y yo sabemos que nuestras vidas van a cambiar positivamente por la decisión que mi mami tomó", Blanco dice.

Destacando los dificultades

Aunque hay un aumento de negocios Hispanos, abrir un negocio no es fácil. Hay que obtener un espacio, pagarlo y mantener los empleados. Cuando Villatoro vino a los EE.UU., él no creía que podía ser tan exitoso. "Yo [no] sabía que yo [podía] tener un restaurante así", dice Villatoro. Villatoro explica que los Latinos que vienen aquí están ávidos a empezar nuevas vidas cuando llegan a los EE.UU. "Todos quieren superarse", él dice.

Ahora que tiene El Golfo, todavía es una lucha para mantener todos los aspectos del negocio. "Cuando el negocio está lento, tengo miedo", Villatoro dice. Él dice que durante la semana, la mayoría de sus clientes son americanos, pero durante el fin de semana, muchos Latinos comen en su restaurante. Villatoro está contento de que a los americanos les gusta la comida Latina y de que los Hispanos se sienten cómodos en El Golfo. En general, él está orgulloso por todo lo que ha logrado para su familia. "Yo [me] siento bien por [mi] y mis hijos y mi esposa", dice Villatoro.

Muchos inmigrantes buscan oportunidades en este país, y algunos tienen la capacidad para abrir su propio negocio, él dice. "Todos quieren tener una vida mejor, y aquí pueden hacerlo", dice Villatoro.

Blanco cree que los Latinos en los EE.UU. están teniendo un inmenso progreso económico. "Me da tanta alegría saber que nuestra gente pue-de ganar el dinero honestamente y sabiamente. Nos da una buena reputación", dice Blanco.

Rivero está de acuerdo. "La comunidad Hispana está logrando el sueño americano", él dice.

http://silverchips.mbhs.edu/story/6762