Silver Chips Online

ESOL necesita más apoyo

Falta de recursos y un coordinador de jornada completa impacta a estudiantes y profesores

By Meaghan Mallari, Online Managing Editor and Natasha Prados, Online Managing Editor
December 14, 2006
Hay veinte estudiantes en cada clase. La mayoría de los maestros normalmente están satisfechos con este número, pero realmente, para las clases de ESOL, es un número demasiado alto.

Los estudiantes de ESOL necesitan estar en clases más pequeñas para que puedan recibir la atención individual que necesitan. Estos estudiantes, además de aprender inglés, tienen problemas en cómo adaptarse a los EE.UU. y en cómo comunicarse con sus familias, que algunas veces no han visto por mucho tiempo.

Por estas razones, ESOL necesita más maestros y un coordinador para los padres de jornada completa exclusivamente para Blair.

En Blair hay más de 350 estudiantes en el programa de ESOL. Hablan alrededor de 87 idiomas, según James Distler, el consejero para ESOL. Una población tan diversa e inmensa requiere una consideración especial.

En vez de esta consideración, la División de ESOL y Programas Bilingües del Sistema de Escuelas Públicas del Condado Montgomery ha tomado decisiones que han afectado la eficacia del programa. En los dos últimos años, esta división ha cortado tres posiciones de maestros de ESOL en Blair.

La división usa una fórmula para calcular cuántos maestros asigna para los estudiantes: un maestro por cada 30 estudiantes, según Lois Wions, la Supervisora de Programas Instruccionales de ESOL. Wions dice que la eliminación de las tres posiciones no son reducciones; sirve como una manera de ser justos con los otros colegios del condado — que todos tengan la misma proporción de maestros a estudiantes.

Katie Honerkamp, una maestra de ESOL, tiene una perspectiva diferente. Ella ha notado que el número de estudiantes en ESOL recientemente no ha cambiado mucho, mientras que hay menos profesores disponibles.

También, Joseph Bellino, el director del programa de ESOL, nota que la fórmula no considera todas las situaciones en Blair: los estudiantes con educación interrumpida, los que tienen más clases de ESOL que lo normal y los estudiantes que ya no están en el programa pero que continúan buscando apoyo de los maestros de ESOL. Estos no son representados por la fórmula, dice Bellino.

Por la fórmula ser tan limitada, Blair ha sido forzada a asignar al departamento de ESOL dos posiciones que son realmente reservadas para la escuela en general. "Eso le quita al resto de la escuela. [Esas posiciones] podrían ser para otra clase de algebra," dice Be-
llino.

Aunque la escuela ha hecho estas modificaciones, todavía existe mucho estrés en los ma-estros de ESOL. Honerkamp dice que se queda en Blair hasta las cinco o las seis de la tarde todos los días para poder terminar su trabajo. Ella tiene que preparar a los estudiantes que no hablan mucho inglés y que tienen que rendir los Exámenes de la Escuela Secundaria (HSA); también luchan con problemas como falta de asistencia, drogas y pandillas. Además ella tiene que planificar sus lecciones diarias y dar notas.

Estos impedimentos afectan a los estudiantes y su trabajo en la escuela, haciendo que Honerkamp trabaje no solo como una maestra para sus alumnos. "Muchas veces, mi rol no es solamente ser maestra. Tengo que ser su consejera, necesito explicarles todo [a ellos]," dice Honerkamp, añadiendo que "no hay suficiente tiempo en el día para hacer lo que amo, que es enseñar."

Para ayudar a los estudiantes y a los otros maestros, hay una necesidad de un coordinador dedicado solamente a Blair para los padres de los estudiantes de ESOL. Actualmente, Diana Sayago es la coordinadora para Blair, pero ella tiene exceso de trabajo. Sayago tiene que servir a ocho escuelas en el condado. Como coordinadora, ella trabaja con los estudiantes y sus padres, ayudando a resolver conflictos entre ellos y facilitando comunicación entre los padres y la escuela.

Honerkamp cree que un coordinador de padres en jornada completa sólo para Blair podría facilitar las ideas preconcebidas que tienen los padres sobre la escuela: muchos padres están agradecidos que sus hijos puedan ir a la escuela y no piensan en la escuela como un derecho. Ayudando a los padres se ayuda a los hijos. "Frecuentemente [los estudiantes de ESOL] no reciben el mismo tratamiento [que otros estudiantes] porque ellos no tienen ninguna persona abogando por ellos," dice Honerkamp.

Para que los estudiantes de ESOL tengan éxito, sus padres necesitan tener una mayor participación en su educación — participación que no pueden tener sin el apoyo de la escuela. La manera más efectiva para hacer esto es tener un coordinador de padres que pueda dedicarse por completo a este trabajo. "Hay muchos vínculos que necesitan establecerse entre la escuela y los padres," dice Distler.

Con un coordinador para Blair, tal vez 20 alumnos en cada clase no sería un número tan grande.

http://silverchips.mbhs.edu/story/7070