Silver Chips Online

Reyes, camellos y zapatos

El Día de los Reyes Magos es celebrada a través el mundo

By Meaghan Mallari, Online Managing Editor and Natasha Prados, Online Managing Editor
February 5, 2007
Natasha Prados
Escena navideña representada en una plaza del Viejo San Juan en Puerto Rico.
Una noche hace muchos, muchos años atrás, tres camellos paseaban por el desierto, sus cascos dejaban huellas en la arena. Tres reyes se sentaron majestuosamente en las sillas, sus ojos fijos en el brillo de una luz única: la Estrella del Norte.

Alrededor del mundo, los católicos ce-lebran este día, el 6 de enero, conocido como Epifanía. Cada país tiene sus propias costumbres, pero todos vienen de la misma leyenda que está escrita en la Biblia. En Puerto Rico, los niños y las niñas juntan hierba para los camellos quienes deben tener hambre después de un viaje tan largo. En España, los jóvenes dejan los zapatos en sus ventanas para que los reyes les dejan regalitos. En Siria, los regalos vienen del camello menor.

Ese día, también conocido como el Día de los Tres Reyes o el Día de los Reyes Magos, es celebrado en los EE.UU. y en algunas regiones de Europa, el Pacífico y Latinoamérica. Este día festivo puede ser celebrado de una manera religiosa o solamente como una tradición, pero la mayoría de la gente que lo celebra están vinculados con los 1,114 billónes de católicos en el mundo, según el Center for Applied Research in the Apostolate.

El fín de Navidad

En sus manos, los reyes Melchor, Gaspar y Baltazar trajeron oro, incienso y mirra, como regalos para el pequeño Jesús. El oro representaba la naturaleza humana de Jesús. El incienso representaba su naturaleza divina y la mirra el futuro sufrimiento y muerte del pequeño Jesus. Los regalos fueron recibidos en honor al nacimiento del hijo de Dios.

Honrando este evento marca el último día de Navidad y en algunas culturas, es más significativo. "Para mi, Navidad es más importante, pero para mi familia, el Día de los Tres Reyes es más importante," dice Christina Castillo, del noveno grado.

Castillo, quien es de El Salvador, celebra el Día de los Reyes Magos con la tradición del zapato lleno de dulces. A ella le gusta el día festivo porque es una oportunidad para que toda su familia se reúna.

Para Vicky Lemus, del noveno grado, Navidad y el Día de los Tres Reyes son igualmente importantes. El día festivo es muy religioso y también una gran parte de su cultura.

Cada año su abuela viene y cuenta historias de los reyes y de Jesús. "[Mi abuela] dice que necesito aprender todo sobre la religión," Lemus dice.

El 6 de enero, parte de la celebración envuelve ir a la iglesia de su predilección y rezar por horas. "Me gusta [el día], excepto el rezar...necesitas memorizar muchas cosas," Lemus dice.

Además de los aspectos religiosos del día, su familia tiene muchas costumbres que vienen de sus países nativos, Guatemala y El Salvador. El día de fiesta, Lemus se viste como una campesina indígena y baila danzas tradicionales.

Estas prácticas la ayuda a conectarse con sus raíces. "Aprendo mucho sobre nuestra cultura y religión celebrando el Día de los Tres Reyes...es un regalo, [y] me hace sentir orgullosa," dice Lemus. Ella añade que disfruta pasando tiempo con su familia, riéndose, comiendo, oyendo historias y divirtiéndose con los niños.

Simplemente una tradición

Con el espíritu de los ángeles guiándolos, los tres reyes regresaron a sus propias tierras, maravillados con todo lo que pasó.

Aunque su viaje fue religioso, para mucha gente, celebrando el Día de los Reyes Magos es más simbólico que religioso.

Para Amanda Liebrecht, del duodécimo grado, el día festivo es más un ritual familiar. "Mi mamá viene de España y es algo que siempre hemos hecho...ella trajo la tradición desde allí," Liebrecht dice.

Lea Savard-McNicoll, del duodécimo grado, aunque viene de una cultura diferente que Liebrecht, también se siente más cerca de su procedencia francesa. "Me ayuda a conectarme con la realidad de que soy de otra área y cultura," dice Savard-McNicoll.

Savard-McNicoll, quien nació en Québec, Canadá, se reúne con su familia y amigos para celebrar el día. Para ellos, no es algo religioso, sino una tradición donde comen comida francesa. También cocinan un pastel donde ponen estatuitas adentro. El que recibe el pedazo con una estatuita es el rey o la reina de la noche.

Distinto a Castillo, Brenda Reyes, que también tiene familia de El Salvador, celebra el Día como Savard-McNicoll. Su familia también se reúne y sirve un pastel con una figura de un rey o corona adentro.

En el nivel 3 de francés, enseñado por Michael Honigsberg, los estudiantes aprenden sobre diferentes celebraciones. Unos de estos días festivos es la Epifanía. Honigsberg explica la tradición del "Pastel del Rey," el mismo que Savard-McNicoll y Reyes comen.

Además de la comida y los dulces, algunas veces el dinero es una parte del día festivo. Josh Griner, del duodécimo grado, tiene familia de Guatemala. Él siempre recibe cinco dólares en su zapato la mañana del 6 de enero. "Es bueno tener cinco dólares en mi cartera...es [algo a mi favor] por ser un joven bueno," él dice.

A Griner también le encanta que las festividades de Navidad duran hasta después de que muchos han concluido sus celebraciones propias. "[La] Navidad no ha terminado para mi, porque sé que voy a recibir otro regalo," él dice.

Liebrecht también disfruta de los regalos extras, pero su parte favorita del día es saber que celebrándolo no es muy común en los EE.UU. Cuando era chica, Liebrecht pensaba que todos celebraban el Día de los Tres Reyes, pero ahora se da cuenta que es algo único y la hace sentir muy especial. "Es bueno tener algo que me hace diferente a los demás," ella dice.

http://silverchips.mbhs.edu/story/7185