Silver Chips Online

Un gran mundo de salud y bienestar

La reforma sanitaria estadounidense y los sistemas de países hispanohablantes

By Rachel Mulbry, Escritora de la Página Hispana/Spanish Page Staff Writer
October 14, 2009
Con el discurso de Obama, el debate sobre la reforma del sistema sanitario estadounidense volvió a dominar los periódicos y las noticias. Aunque los congresistas van a tener la última palabra, la reforma nos afectará a todos.

Obama da un discurso defendiendo su propuesta junto al senador demócrata del estado de Connecticut, Christopher Dodd, miembros del congreso y enfermeras. <i>Foto cortesía de www.zimbio.com</i>
Obama da un discurso defendiendo su propuesta junto al senador demócrata del estado de Connecticut, Christopher Dodd, miembros del congreso y enfermeras. Foto cortesía de www.zimbio.com
Enfermarse asusta en cualquier país, pero los millones de estadounidenses sin seguro médico tienen mucho más que temer. Tendrán que pagar la factura médica. Obama dijo durante su discurso que, “Todo el mundo entiende los apuros horribles que pasa la gente no asegurada, porque hay solo un accidente o enfermedad entre ellos y la bancarrota.” En 2007, hubo 47 millónes de personas sin seguro médico en los EEUU según el Estudio de Población Actual (CPS, según las siglas en inglés), parte del Departamento del Censo. De acuerdo al Instituto de Medicina de las Academías Nacionales, 18.000 estadounidenses mueren cada año por carencia de seguro médico.

Muchos de los problemas actuales surgen de los precios altos de la asistencia médica y las acciones de las compañías de seguro. Ahora estas compañías de seguro pueden denegar el seguro si descubren condiciones de salud preexistentes, pero sin embargo, bajo el sistema propuesto, no podrían. En los últimos años, las primas que pagan los asegurados han aumentado mucho, hasta el punto de que muchas personas no se las pueden permitir. Según The American Journal of Medicine, las deudas de salud son la primera razón por la que los estadounidenses se declaran en bancarrota. Las muertes trágicas son las razones por la que el presidente Obama y algunos congresistas proponen grandes reformas en el sistema de salud.

Obama podría resolver estos dos asuntos al mismo tiempo si expandiera Medicare y Medicaid, dos programas existentes que dan seguro a los ancianos y a los pobres. Otro cambio que ha sido muy polémico entre los republicanos es la creación propuesta de una opción pública, que competiría con las compañías de seguro.

Centrados en nuestros descuerdos políticos, nos olvidamos las otras opciones y como muestra de la variedad analizaremos los sistemas sanitarios de cuatro países hispanohablantes: Argentina, Cuba, España y El Salvador.

ARGENTINA

En Argentina el sistema de salud ha sido reformado en los últimos años, pero todavía existen las tres opciones históricas para el seguro médico. Hay una opción pública que se ofrece a todos los argentinos, las obras sociales que acompañan los trabajos y la opción privada. Según la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas, un 55% de argentinos depende solo del sistema público.

Sugún Gargiulo, los hospitales públicos en Argentina necesitan "mejor infra-estructura, equipo, y edificios". <i>Foto cortesía de www.cctv.com</i>
Sugún Gargiulo, los hospitales públicos en Argentina necesitan "mejor infra-estructura, equipo, y edificios". Foto cortesía de www.cctv.com
Claudia Gargiulo, una residente argentina de Silver Spring, alaba el sistema público, aunque desea unas mejoras. Según ella, el sistema público carece de cosas importantes y le falta fondos. “Necesita mejor infra-estructura, equipo, y edificios,” ella dice. Comparado con el sistema de los EEUU, ella dice “el sistema público es un sistema excelente,” pero añade que el gobierno argentino debe “arreglar el sistema actual para que sea más competitivo.”

Aunque durante su niñez no tenía seguro médico, como adulta Gargiulo recibía su seguro médico de unas de las obras sociales. Al ajustarse el pago dependiendo a los ingresos, la cuota nunca afectó gran parte de sus ingresos. Ella dice que, “ir al doctor nunca fue un problema,” y añade “nunca tuve una mala experiencia.”

Por eso le soprendió cuando llegó a los EEUU. En Argentina, si alguien tiene cobertura con una obra social, el historial médico del paciente no es examinado. También se pone más énfasis en la asistencia preventiva. Por ejemplo, la cobertura médica universal incluye asistencia ginecológica y de dentista para todos. Los argentinos no contraen en deudas médicas por este motivo.

En su opinión, “Argentina tiene una buena formación de programas sanitarios. Por todas partes hay un buen servicio.”

CUBA

En Cuba, como en Argentina, el gobierno garantiza que a nadie le falte asistencia cuando la necesita. El gobierno comunista organiza su sistema de asistencia gratis a base de una jerarquía. En primer lugar están los hospitales especializados. El escalón próximo incluye los hospitales regionales para la asistencia menos difícil y finalmente hay clínicas y un programa desarrollado en los últimos quince años que coloca doctores en los barrios para atender a sus vecinos.

El éxito del sistema en Cuba parece más sorprendente cuando se considera los problemas graves que afrontó después de la caída de la Unión Soviética y el bloqueo económico estadounidense. Manolo Gómez, un cubano que vive en los EEUU y trabaja con salud pública describe las condiciones de los hospitales cubanos. “Si los estadounidenses visitaran los hospitales, se quedarían horrorizados. Las condiciones parecen malas, pero la calidad de asistencia es muy alta.” La atención general es horrible, pero las estadísticas demuestran lo contrario. En el 2005, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cuba tenía diez veces menos infectados con el virus VIH que los EEUU.

A pesar de los retos económicos del sistema cubano, las universidades competitivas de medicina producen miles de médicos y les garantizan empleo. Gómez conoció a un profesor que trabajaba con la seguridad ocupacional y enseñaba a muchos alumnos médicos que escogieron trabajar unos años en países extranjeros no desarrollados. Según él, ellos trabajan, “con un gran sentido del deber” por la oportunidad de devolver sus servicios a la comunidad global. Él añade que cuando conoció a estos alumnos humildes, le soprendió su interpretación humanística de la carrera de médico, porque ninguno “sentía que tuviera que ganar un salario alto.”

ESPAÑA

España, según Cuadrado-Corrales, carece de personal médico sanitario y los hospitales públicos están muy congestionados. <i>Foto Cortesía de www.ecodiario.eleconomista.es</i>
España, según Cuadrado-Corrales, carece de personal médico sanitario y los hospitales públicos están muy congestionados. Foto Cortesía de www.ecodiario.eleconomista.es
En España, donde también la asistencia médica es gratuita, hay un problema que no encontramos en Cuba. María Angeles Cuadrado-Corrales, una profesora de español en Blair, explica que hay una gran falta de personal médico sanitario en España. Aunque a ella le gusta el sistema de salud en España mucho más que el de los EEUU, critica la congestión en los hospitales públicos. Ella atribuye esta falta de personal médico al proceso díficil y largo que pasan los alumnos antes de ser médicos. “No hay relación entre el número de personal sanitario y la necesidad,” dice Cuadrado-Corrales. A pesar de este reto, ella elogia el sistema español por la facilidad de conseguir asistencia médica.

Los funcionarios cualificados en España tienen que pagar por una parte de su seguro médico debido a su nivel profesional, pero reciben a cambio asistencia más rapida y a-frontan menos obstáculos. Todos los españoles reciben cobertura médica sin importar su nivel de formación, gracias al sistema de seguridad social que incluye asistencia médica. En una encuesta del 2008, el gobierno preguntó sobre la popularidad del sistema público y un 55,8% respondió que escogerían el servicio sanitario público si tuvieran una enfermedad.

EL SALVADOR

En El Salvador, como en los otros tres países, hay un sistema público de asistencia médica, dirigido por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social el cual usa un 80% de la población salvadoreña. También hay la seguridad social y el subsector privado.

En El Salvador, si alguien está enfermo o herido, no importa si tiene seguro médico; el doctor lo tratará. <i>Foto cortesía de www.elsalvadormedicaltourism.com</i>
En El Salvador, si alguien está enfermo o herido, no importa si tiene seguro médico; el doctor lo tratará. Foto cortesía de www.elsalvadormedicaltourism.com
La gran mayoría de los salvadoreños van a clínicas sin enfermarse. Reina Guardado, una salvadoreña que ahora trabaja en Bethesda, explica como funciona una visita a una clínica. Después de llegar, se asigna un número y se espera el medico. Si el médico está demasiado ocupado, puede volver otra vez al día siguiente. Para muchos salvadoreños, una visita al doctor dura todo el día.

Guardado recuerda como un compañero suyo del colegio casi murió después de esperar al doctor por dos días. Él estaba moribundo por un problema de riñón y el médico estaba ocupado y no pudo verle. Pero lo relevante de la historia es la carencia de personal médico, debido a los altos costos universitarios.

Aunque el gobierno salvadoreño garantiza asistencia médica a toda la población, la OMS destaca los grandes retos que afronta el gobierno. “El 63% de los hospitales públicos de El Salvador tienen más de 30 años de funcionamiento, con limitaciones en la reposición de equipos e infraestructura y en la transferencia tecnológica,” dice la OMS en su página Web.

A pesar de la falta de fondos, a Guardado le gusta el sistema salvadoreño. “De todas formas, tenemos un sistema mejor que el de los EEUU,” dice ella. En El Salvador, si alguien está enfermo o herido, no importa si tiene seguro médico; el doctor lo tratará.

ESPERANZAS EN LOS EEUU

Los éxitos y fracasos de los sistemas en estos países hispanohablantes han moldeado las opiniones de sus ciudadanos, especialmente los que ahora viven en los EEUU. Para Gómez, quien tiene experiencia con un sistema socia-lista, es bien evidente que los EEUU tienen que hacer unas reformas para proteger a todos los estadounidenses sin cobertura. Él desea que las reformas propuestas “sean exitosas”.

Según Gargiulo, el sistema de solo un pagador “sería una mejor opción según la ideología donde se cuida a todo el mundo sin excepción.” Para muchos estadounidenses, los precios altos del seguro obligan a seleccionar entre el seguro médico y el alquiler. Si se enfermara, ¿quién pagaría su alquiler? Pero con las reformas propuestas, quizá los no asegurados podrán permitirse y disfrutar de un seguro médico.

http://silverchips.mbhs.edu/story/9508