Silver Chips Online

Las prioridades retorcidas durante una gran inundación en Perú

By Rachel Mulbry, Escritora de la Página Hispana/Spanish Page Staff Writer
March 1, 2010
A finales de enero, después de unos intensos días de lluvia, unos mil turistas se encontraron atrapados cerca de las ruinas de Machu Pichu en Perú. La orilla del río Urubamba se desbordó hasta tal punto que los habitantes y los turistas tuvieron que construir un muro. La ayuda internacional no se hizo esperar, ya que 15 aviones de los Estados Unidos, Perú, Argentina, y Chile volaron a este centro turístico para rescatar los turistas.

Las fuertes inundaciones han afectado a miles de peruanos cerca de las ruinas de Machu Pichu. Foto cortesía de www.cronica.com.mx
El gobierno peruano envió provisiones para los turistas rescatados; acción poco sorprendente, ya que esto se debe hacer en cualquier parte donde extranjeros corren peligro. Pero me da un poco de tristeza ver que casi ninguno de los artículos que leí menciona a la gente del lugar. ¿Nadie se puso a pensar que ellos también resultan heridos cuando se caen los edificios?, o ¿que también pueden sufrir de hambre al no poder viajar para comprar comida?

Lo que me preocupa es pensar que, probablemente, cuando se marchen los turistas de Perú, todos olviden la ciudad de Aguas Calientes, donde muchos de los edificios han sido dañados por la tormenta. Marta Roca Alonso, una turista española, le describió la situación a El País diciendo que "el descontrol es total. La ausencia de las autoridades locales es total. Estamos preocupados, ya no sólo por los aludes y por el río que se puede desbordar, sino por el caos y la ineptitud del Gobierno peruano. Tememos que cuando se acaben los víveres pueda pasar de todo." Para ella, el daño terminará cuando suba al avión, pero para la gente que vive en Aguas Calientes y los pueblos cercanos, la vida se hará todavía más dura. Estas autoridades ausentes a los que Alonso se refiere no van a aparecer mágicamente después de que los turistas se marchen. Es probable que el pueblo peruano tenga que hacer frente a los problemas sin ayuda suficiente de las autoridades. Tendrán que reconstruir los edificios, puentes y calles dañados por la tormenta, ya que de estas dependen muchos para ganarse la vida todos los días.

CNN estima que la tormenta ha afectado unas 10,000 personas y ha destruido unas 2,000 casas. Sin embargo, lo que ha capturado la atención de los medios internacionales son los turistas que quedaron atrapados en esta área. El bello panorama de Los Andes no puede ocultar las prioridades reales del gobierno peruano y la prensa extranjera que ponen un mayor énfasis en la seguridad de los turistas y no la de los campesinos peruanos.

http://silverchips.mbhs.edu/story/9935