Acelerando en la dirección correcta


March 30, 2008, midnight | By Selene Tituana | 10 years, 10 months ago

Muertes de jóvenes muestran la necesidad de mejorar las leyes de tráfico


Escrito originalmente por Susie Branson, Escritora en línea
02/15/08

Los estudiantes Brenton Thomas Everson de 17 años, y Richard McManus de 16, de la escuela secundaria Winston Churchill, pensaron que una salida en su automóvil al CVS sería un viaje rápido y seguro, pero después de que McManus perdiera el control de su vehículo el 21 de enero a las 2:30 AM, Everson se convirtió en un número más de las fatalidades de los accidentes automovilísticos que han matado a más de una docena de adolescentes en Maryland desde noviembre.

Los choques automovilísticos son la causa principal de la muerte de conductores entre los 15 y 20 años de edad. Los menores de edad contribuyen con el 12.9 por ciento de todos los choques fatales registrados en el 2007, según el Departamento del Transporte en los Estados Unidos. A pesar de los esfuerzos de los legisladores de Maryland de restringir el número de muertes relacionadas con choques automovilísticos, implantando y financiando numerosas leyes y sistemas diseñados para ayudar a menores de edad a entender los peligros que existen al manejar; los legisladores han fallado en instituir leyes que efectivamente impacten directamente a su objetivo. A medida que el número de choques fatales relacionados con menores de edad incrementa incontrolablemente, la única manera de contener la situación es ganar el respeto de los adolescentes por medio de la implementación de leyes prácticas que sean fáciles de monitorear.

Photo: Gráfico de Susie Branson.


En el 2004, en un periodo de un mes, quince conductores adolescentes murieron en el área de Washington, D.C. según el Washington Post. La reacción de los legisladores de Maryland fue la iniciación del sistema de "Graduated Driver's License," en el 2005 para limitar algunos privilegios otorgados a los conductores jóvenes. En los primeros cinco meses de tener una licencia, se prohiben que los adolescentes menores de 18 años manejen con pasajeros que no sean miembros de familia, que manejen entre la medianoche y las 5 de la mañana y que utilicen teléfonos celulares mientras conducir. A pesar de las estrictas regulaciones al manejar, entre el 2005 y el 2006, el porcentaje de muertes por accidentes de tráfico en Maryland aumentó un seis por ciento, incluyendo al incremento de un tres y medio por ciento de muertes de adolescentes, según el Fatality Analysis Reporting System (Sistema de Reportaje de Análisis Mortal).

Conscientes de que la pasada legislación fue considerada ineficaz, el público ha insistido en que los legisladores de Maryland consideren hacer las leyes de conducir más estrictas en todo el estado e imponer leyes tan estrictas como las leyes Georgia, las cuales han disminuido el número de víctimas que son conductores de 16 años a un 40 por ciento en los últimos cinco años, según el Washington Post. Una de las restricciones propuestas es que los jóvenes menores de 18 años manejen con menos de tres pasajeros adolescentes en el vehículo, según el Maryland Motor Vehicle Administration (Administración de vehículos de motor de Maryland).

Aunque se consola en que Maryland esté dispuesto a tomar medidas drásticas por la seguridad de menores, existe la duda que la ley propuesta sea más efectiva que leyes anteriores ya que el problema real es la maleabilidad de las leyes y no la falta de leyes en si.

Durante los primeros seis meses, un conductor aprendiz está más dispuesto a estar implicado en un accidente fatal que un conductor con más experiencia, según el Insurance Institute for Highway Safety (Instituto de Aseguración de Seguridad de Carreteras). Por lo tanto, disminuir el número de pasajeros adolescentes que andan con un conductor menor de edad es una idea progresiva en reducir las distracciones potenciales que causan dichos accidentes. Sin embargo, es casi imposible para un policía diferenciar entre un conductor de 17 años que está conduciendo ilegalmente con sus amigos, y un conductor de 19 años, sin parar al conductor por cualquier otra ofensa. Con esta mentalidad, los adolescentes demuestran que las leyes que se han propuesto serán igual de ineficaces como las legislaciones actuales.

Maryland necesita reconocer que el cuerpo de policía no tiene la habilidad de imponer adecuadamente la legislación de pasajero y en lugar debería enfocarse en el verdadero culpable de desastres automovilísticos entre adolescentes—la velocidad. Según la Sean Mullsteff Teen Driving Foundation, el 34 por ciento de las muertes de adolescentes son causadas por conducir sobre el límite de velocidad.

A pesar de leyes semejantes en Georgia y Maryland, incluyendo el "Graduated License Program," las restricciones del número de pasajeros en el vehículo y la prohibición de menores de conducir después de la medianoche, a Maryland todavía le hace falta un ingrediente esencial para la seguridad en las carreteras—la suspensión de la licencia de cualquier conductor menor de edad por seis meses si es atrapado conduciendo a 25 millas por hora sobre el límite de velocidad. Siendo la velocidad la causa principal de los recientes accidentes fatales entre los conductores menores de edad, los legisladores de Maryland necesitan enfocarse en pasar leyes con más severas penalidades similares a las de Georgia para conductores menores de edad que conduzcan sobre el límite de la velocidad. Estrictas repercusiones por conducir sobre el límite de velocidad resultarán en el obedecimiento de estas leyes por miedo a perder la licencia. El miedo de perder la libertad de conducir es más temeroso que el miedo a obtener una multa.

Los legisladores en Maryland están correctos en cambiar las leyes actuales, pero estas leyes tienen que tomar en cuenta la alta importancia que el manejar tiene para los adolescentes y balancearla con los peligros y las posibles repercusiones fatales de conducir. No importa cuál ley los legisladores pasen en Maryland, si los requisitos son muy difíciles de implementar, sus buenas intenciones fallarán nuevamente ya que los adolescentes las desobedecerán y las tomarán como otra regla idealista y ridícula que podrán manipular a su ventaja. Estas estadísticas de muertes de adolescentes demandan leyes razonables que tengan más sentido en la carretera que en un documento.




Selene Tituana. More »

Show comments


Comments

No comments.


Please ensure that all comments are mature and responsible; they will go through moderation.