Forjando nuevos ideales


Feb. 10, 2008, midnight | By Mary Rodas Selene Tituana | 11 years, 2 months ago

Estudiantes hispanos de primera generación afrontan el proceso de solicitar a la universidad sin una guía


Donde sólo aparece el primer nombre, el nombre real ha sido cambiado por la protección de la identidad de la fuente.

El entusiasmo que sentían los estudiantes del duodécimo grado al entrar a su primera clase de inglés se disipó cuando se dieron cuenta que su primera tarea sería desarrollar un ensayo que posiblemente adjuntarían a una solicitud para la universidad. Escribir un ensayo para una universidad es un paso muy importante para los estudiantes que solicitan ingreso, además de ser un factor principal en la aceptación o rechazo de cualquier candidato por parte de cualquier universidad. Una educación universitaria asegura un futuro exitoso, más aún cuando el joven ha tomado la iniciativa de ser el primero en su familia en seguir sus estudios después de la secundaria.

Photo: El Centro de Carreras ofrece muchos recursos para ayudarles a los estudiantes con el proceso complejo de solicitar a la universidad.


Los obstáculos que van más allá de simplemente llenar una solicitud son los datos personales del estudiante y los de su familia. La mayoría de los estudiantes no saben adonde acudir cuando necesitan ayuda con cualquier aspecto del proceso, no tienen suficiente dinero para sustentar su propia educación y en algunos casos sus padres no les pueden guiar con el proceso universitario.

Muchos jóvenes hispanos afrontan otros problemas que van más allá de la presión de los consejeros. Rubén Muñoz, estudiante del duodécimo grado en Blair, vino a los Estados Unidos hace siete años de Guatemala. "Mi madre no puede ayudarme porque no conoce el proceso universitario. He tenido que conseguir ayuda fuera de mi hogar por medio de una amiga en Washington D.C que me ayuda como una consejera," comenta Muñoz.

Las limitaciones

Para muchos estudiantes estadounidenses, ir a la universidad es seguir los pasos de sus padres o hermanos mayores. Sin embargo, para los jóvenes latinos cuyos padres inmigraron a los Estados Unidos, ir a la universidad es un reto completamente nuevo y es el sueño de un mejor futuro. Carmen, estudiante del duodécimo grado en Blair, vino del Perú hace seis años. "Ir a la universidad es el sueño de mis padres, es una de las razones porque hemos venido a este país," explica Carmen. Carmen comenta que por ahora, como no tiene la seguridad social, planea continuar sus estudios en Montgomery College hasta conseguir ayuda financiera para poder seguir sus estudios en la Universidad de Maryland.

Aunque padres como los de Carmen anhelan algo más que una educación secundaria para sus hijos, muchos no les pueden ayudar con la transición de la escuela secundaria a una educación universitaria. "Mi mamá no conoce de precios, el sistema de universidad ni el proceso de las solicitudes," explica Carmen. "El idioma y el no haber estudiado en este país son factores importantes porque mi mamá no ha podido ayudarme en un paso tan importante en mis estudios."

En el caso de Rubén Muñoz y Carmen, sus padres no pudieron asistir a la reunión que hubo al comienzo del año escolar por cuestiones de trabajo. "El trabajo que mi madre tiene no le permite asistir a la mayoría de la reuniones de la escuela y pierde la oportunidad de aprender acerca del proceso universitario; pero tampoco puede dejar de trabajar," comenta Muñoz.

Muchos padres hispanos no tienen su horario de trabajo tan flexible como las de los padres estadounidenses, y no les permite asistir a reuniones escolares. La limitación de flexibilidad de horario puede ser una de las razones porque muchos de los padres hispanos no asisten a talleres de información.

Photo: El rincón del Centro de Carreras dedicado a guías universitarias y libros de estadísticas sobre muchas de las universidades estadounidenses.

Pero también existe una falta de interés entre los padres latinos en acudir a estas reuniones. "Mi madre no pudo ir a la reunión porque su trabajo no la permitió, pero si hubiera estado libre yo sé que no hubiera ido de todas maneras," explica Carmen.

Sin embargo, todos los estudiantes pueden ir al Centro de Carreras. El centro tiene bastante información disponible para que el estudiante se informe del proceso y pueda tomar las decisiones correctas. "Es importante que los estudiantes entiendan que los humanos no cabemos en una caja," comenta la Sra. Henderson-Stein, una de las personas que trabaja en el Centro de Carreras en Blair.

"Tenemos bastante información, aunque no mucha en español. Ciertas cosas como becas y guías para padres de estudiantes hispanohablantes están disponibles," explica Henderson-Stein. Todos también tienen acceso a Family Connections, un sitio de web especializado para estudiantes de Blair que contiene información sobre becas y estadísticas de los credenciales de los estudiantes que fueron aceptados a varias universidades en años recientes.

Entender algo más de la universidad

No obstante, con tantas responsabilidades, los jóvenes latinos comentan que quieren experimentar la vida universitaria, lo cual no es nada difícil imaginarse. Ixchel Montenegro, estudiante del duodécimo grado en Blair, nació en los Estados Unidos pero sus padres son guatemaltecos. Montenegro comenta que ir a la universidad es una gran oportunindad para su carrera "Ya quiero sentirme independiente, tomar las clases que yo quiera y que sean de beneficio para mi carrera como pediatra," comenta Montenegro.

Photo: La mesa a la entrada del Centro de Carreras siempre tiene información actual y útil sobre universidades, becas, pasantías y trabajo.

También dice que los obstáculos que ella encuentra van más allá de no conocer el proceso. Los padres de Montenegro esperan que ella se quede en casa y vaya a la Universidad de Maryland. "Mis padres no conocen otra universidad que no sea la del estado," explica Montenegro, "Mis padres no comprenden que hay muchas oportunidades fuera de Maryland y que son para mi beneficio."

Aunque otros padres no están dispuestos a que sus hijos dejen el hogar para estudiar, Muñoz comenta que su madre piensa que él esta suficientemente mayor para vivir solo, "Mi madre está de acuerdo de que viva en la universidad, pero su deseo es que me mantenga en su base de estilo de vida" comenta Muñoz.

Una vez que los estudiantes llegan a esta etapa es inevitable que tengan que afrontar la presión de consejeros quienes preguntan a menudo si conocen todos los requisitos que necesitan. "Es importante que los estudiantes se mantengan al tanto de las fechas importantes y que entreguen todos los formularios a tiempo" comenta la consejera del duodécimo grado, Charlaine Bailey.

Para los padres latinos, es difícil comprender el proceso universitario por falta de asistencia a reuniones, pero lo que les mantiene fuera del círculo es el idioma. "El inglés es una gran barrera entre mis estudios y mi madre," comenta Muñoz. Para muchos padres hispanos el idioma es una limitación muy grande y se les hace más difícil cuando la introducción de la vida universitaria es algo completamente nuevo.

"Mis padres no entienden que ir a la universidad es más que una educación. Es un momento en mi vida en el cual voy a formar amistades de por vida y voy a poder conocerme a mi misma," explica Montenegro. Es difícil para los padres latinos asimilar lo que significa ir a la universidad en un país como este. Es un sistema que no se había visto en sus países de origen.

La motivación

Los estudiantes cuyos padres no disfrutaron de una educación en los Estados Unidos afrontan más limitaciones con los aspectos financieros. "La falta de dinero es uno de los mayores obstáculos que enfrento; mi familia no tiene el dinero suficiente para pagar mi educación universitaria," dice Muñoz. Para muchos estudiantes latinos las soluciones son trabajar y conseguir préstamos o becas para sustentar sus propios gastos universitarios. Muchas veces, el estudiante tiene que tomar la iniciativa cuando a los padres pedir apoyo financiero es afrontar un orgullo personal.

"La cuestión económica que mi familia pasa en estos momentos es lo que me motiva seguir mi educación mas allá de la escuela secundaria," comenta Muñoz. Así como para Muñoz y otros estudiantes, su situación económica es su propia causa por aspirar algo mejor.

Photo: El Centro de Carreras también ofrece guías para los examenes de AP, SAT y ACT--todo gratis y siempre disponible para copiar o alquilar.

Para los jóvenes latinos que anhelan un mejor futuro y mejores oportunidades que las de sus padres, ir a la universidad es un ingrediente esencial para que estas aspiraciones dejen de ser un sueño. "Quiero alcanzar mi sueño y que mis padres estén orgullosos de mi; quiero ser alguien en la vida y quiero ser una pediatra," expresó Montenegro.

"Ir a la universidad me abrirá las puertas al mundo y podré ayudar a mi madre quien no pudo acabar la primaria; la razón por la cual no ha podido conseguir puestos competitivos," comenta Muñoz. La mayoría de padres latinos vienen a los Estados Unidos para alcanzar mejores oportunidades y se mantienen con la esperanza que sus hijos saquen el máximo provecho de esta oportunidad.

Para muchos padres latinos, ver a sus hijos prosperar académicamente es llevar a cabo el propósito de su llegada a los Estados Unidos. Esta es unas de las motivaciones por la cual Rubén Muñoz, Carmen e Ixchel Montenegro quieren continuar con su educación después de acabar con la secundaria. Mientras estos estudiantes esperan respuestas de las universidades a las cuales han solicitado entrada, tienen la esperanza que por cualquier camino que tomen, será para el bien de su futuro y de su educación.

Aunque los tres estudiantes afrontan diferentes desafíos como el no tener una guía en el hogar, la falta de recursos económicos o la falta de apoyo de sus padres, ellos quieren prosperar en sus carreras. Estos estudiantes quieren ser un orgullo para cada uno de sus padres y lo lograrán porque luchan por sus nuevos ideales.




Mary Rodas. More »

Selene Tituana. More »

Show comments


Comments

No comments.


Please ensure that all comments are mature and responsible; they will go through moderation.