La nueva realidad de la vida personal y escolar


Oct. 16, 2020, 2:50 p.m. | By Ariel Godoy y Angela Ramirez | 1 year ago

Nuevos retos y dificultades a causa de la pandemia.


Algunos estudiantes afrontan desafíos este año escolar a causa de la pandemia. A la misma vez los padres y la sociedad sienten el mismo peso. La pandemia causada por el COVID-19 ha forzado a que la sociedad y la comunidad estudiantil de Blair se vean comprometidos al alterar las rutinas diarias, personales, escolares y laborales. 

Este año escolar ha tenido varios cambios, el más notable siendo las clases virtuales. Uno de los mayores retos ha sido que algunos estudiantes han tenido que cuidar a sus hermanos menores o ayudar a su familia con los quehaceres de la casa mientras están conectados a sus clases.

La cuarentena ha sido un golpe muy fuerte para los padres, ya que muchos de ellos han perdido sus trabajos y algunos han sido desalojados debido a no tener ningún tipo de ingreso para pagar su renta. Muchos de ellos han enfrentado la necesidad de buscar un trabajo diferente, en los cuales trabajan muchas horas por un salario bajo. Otro gran reto es que algunos padres se van a trabajar con la inseguridad de saber si sus hijos se conectan a sus clases.

Muchos de los estudiantes han tenido problemas con el aprendizaje virtual. A varios no les gusta la idea de tener clases en línea, debido a que no aprenden de la misma forma como en un entorno escolar. 

Joselin Valeriano es una estudiante de décimo grado, quien nació en El Salvador y recién vino a los Estados Unidos el octubre pasado. Ella empezó a asistir a Blair en enero, pero lastimosamente en marzo cancelaron las clases debido a la pandemia. Ella enfrenta dificultades manejando la tecnología y a la misma vez tiene que lidiar con tener que aprender inglés. Para ella, el reto se multiplica. “Es un poco difícil pero más que todo no es aprender si no que es entender. Porque algunos maestros hablan muy rápido y todos los que están en mis clases ya son nacidos aquí”, dice Valeriano. 

Photo: Joselin Valeriano

Además de este reto, hay otros como tener que cuidar a niños pequeños. En el caso de Valeriano, durante sus clases ella tiene que cuidar a sus primos de 5 y 10 años. “A veces se pelean y a mi me están preguntando algo y tengo que estar diciéndole que no estén peleando, o cuando es mi hora de almuerzo aprovecho y le pregunto si tienen hambre o tienen que usar el baño”. Ella añade, “casualmente a las 12:30 le da hambre y me toca estar en la clase y cocinándole y dándole de comer al de 5 años porque todavía no puede comer solo”.

Valeriano también dice que para ella, “Es muy importante saber cómo manejar nuestro estrés, ansiedad, frustración para relajarnos. A veces salgo a caminar por la tarde o escucho música porque eso me relaja mucho”. 

       Otra estudiante del grado once, Melany Andrades, dice que tiene que cuidar a su hermano de seis años durante sus clases. Necesita ver si él se conecta a sus clases o si él está prestando atención mientras ella también está tomando sus clases. 

Como para muchos estudiantes, los primeros días fueron estresantes. “Es difícil porque cada 20 minutos tengo que mirar a mi hermano o a veces entra a mi cuarto y tengo que llevarlo de vuelta a su cuarto'', cuenta Andrades. Con respeto a las clases de su hermano, Andrades sigue, “Depende de lo que pasa en clase si no le gusta la lección o lo que dice el profesor él no presta atención en absoluto”.

Aunque los padres de Andrades están conscientes de que ella tiene sus clases, le piden que haga quehaceres de la casa. Esto causa que ella no entienda o pierda el hilo de las lecciones. Andrades entiende que sus profesores están haciendo lo mejor que pueden para enseñar a los estudiantes en estas circunstancias, pero ella prefiere estar cara a cara con sus profesores.  

Es cierto que los estudiantes han tenido muchas dificultades durante esta pandemia con el aprendizaje y la economía. Esto se debe a que un gran número de los estudiantes trabajaban después de la escuela para ayudar a sus familias. A raíz de esto muchos tuvieron que abandonar los trabajos, lo cual afectó mucho a las familias que no tenían los suficientes ingresos para pagar la comida, renta y otros tipos de pagos. 

Las agencias y las escuelas del condado están ayudando a muchas familias con la entrega de comida, tarjetas de dinero y otros tipos de asistencia, las cuales les están siendo de mucho beneficio a familias que no tienen los suficientes ingresos para abastecerse y alimentar a sus hijos.

Last updated: Feb. 9, 2021, 2:56 p.m.



Show comments


Comments

No comments.


Please ensure that all comments are mature and responsible; they will go through moderation.