Prohibir el dicho de maldades no las elimina


Sept. 25, 2007, midnight | 12 years, 11 months ago

Escuela secundaria del área local pone una veda a conversaciones escolares sobre comentarios raciales


Traducido por Selene Tituana, Voluntaria de la Página Hispana

Originalmente escrito por Anshul Sood, Escritor en línea
22/7/2007

Hoy en día, los salones de clase no solamente son lugares donde los maestros presentan su lección sino que también crean situaciones para que los estudiantes participen activamente en conversaciones sobre temas de estudio. La limitación de estas prácticas en clase es un mal recuerdo debido a que algunos temas son demasiado polémicos para tratarlos en un ambiente escolar.

Las autoridades escolares del condado de Montgomery han respondido a una queja presentada por la alumna Maya Jean-Baptiste de la escuela secundaria Quince Orchard; acerca de una conversación sobre comentarios raciales que tuvo en clase. Mientras la maestra preparaba sus estudiantes de inglés del noveno grado para leer "To Kill a Mocking Bird" por Harper Lee, guió una conversación entre los estudiantes acerca de comentarios raciales que les ayudaría a entender la obra literaria. Después de la queja, las autoridades escolares de las escuelas públicas del condado ordenaron que la lección fuera suspendida del currículo.

Con respecto a un asunto tan delicado, es fácil entender cómo una estudiante puede ofenderse durante la lección y así solicitar que la lección sea cancelada. Pero es difícil entender cómo algunos estudiantes y maestros pueden creer que el problema desaparecerá en la vida de los estudiantes si no afrontan los temas en clase.
Actualmente los estudiantes están expuestos a escuchar comentarios raciales de una manera u otra. Estos comentarios se pueden encontrar clavados en la cultura del pop y en el uso de lenguaje informal. Pero cuando los jóvenes se encuentran con estos epítetos o sobrenombres raciales, no saben la historia de su origen y los utilizan tal y como los escuchan.

En clases, las conversaciones abiertas permiten que los estudiantes presenten sus propios pensamientos sobre el tema y también ofrecen la oportunidad de escuchar la perspectiva de los demás. En esta situación, donde los estudiantes aprenden la historia de los orígenes de las palabras y de lo que en verdad significan, los jóvenes toman otra perspectiva sobre las palabras y las usan con más discreción. La realidad es que en el presente los comentarios raciales han perdido el significado original y por esto los jóvenes los utilizan sin seriedad.
Por eso, las escuelas necesitan tomar conciencia de eliminar el uso de tales palabras. Simplemente ignorar el asunto y esperar que los jóvenes no las escuchen y no las utilicen no acabará con su existencia—la educación en el asunto ayudará a la juventud de hoy en día a entender por qué no se deben utilizar comentarios raciales.

La lección ha sido reemplazada con el estudio de otra obra escrita por Henry Louis Gates Junior, erudito de la universidad de Harvard. El libro, titulado "What's in a name" (Que hay en un nombre), nos narra el tratamiento despectivo del padre del autor por un hombre blanco quién se refiere a todos los negros como "George."
Pero la solución propuesta que ha dado el condado de Montgomery no ha resuelto el problema, solamente lo ha ignorado. Las escuelas necesitan educar a los jóvenes para así eliminar el uso del comentarios raciales. La lección no debería haber sido suspendida, si no que aquellos estudiantes que se sintieron ofendidos deberían haber tenido la opción de una lectura alternativa.

Los estudiantes y padres han dicho a las autoridades escolares del condado que la maestra, quien es de raza blanca, imitaba los movimientos de lenguaje corporal y de elocución afro americana de una maera estereotípica, "moviendo su cuello y apuntando su dedo." Aunque el comportamiento de la profesora era inaceptable, la lectura sigue siendo apropiada siempre y cuando es enseñada apropiadamente.

Años atrás, libros como "Las aventuras de Huckelberry Finn" por Mark Twain fueron retirados de currículos escolares por su intenso lenguaje racial. Pero a pesar de la eliminación de estos libros, la gente aprendía el lenguaje racial y las palabras continuarán existiendo.

Ignorar el asunto significa que deje de existir, la educación sobre estas palabras hará que se extingan con el tiempo. No escuchar y obviar una situación como ésta, como han hecho las autoridades escolares del condado con la escuela secundaria de Quince Orchard, solamente logrará que se le dé mayor relevancia al problema.




Show comments


Comments

No comments.


Please ensure that all comments are mature and responsible; they will go through moderation.